31 de jul. de 2008

Signos gramaticales

Después de ver los signos vocálicos, nos centraremos solamente en algunos de los signos que podemos encontrar en la escritura, sin entrar en el campo de los acentos lo que ya sería excesivo para comentarlo aquí. De los acentos gráficos solo diremos como curiosidad que se dividen en ordinarios y poéticos, constando los primeros de 27 acentos diferentes y los segundos de 21 acentos, usándose estos últimos en los Salmos, Job y Proverbios.

Dagesh, es un punto que va dentro de una consonante, ya lo hemos comentado anteriormente y lo volveremos a él cuando hablemos del artículo. Solo añadir que el dagesh no aparece jamás en las guturales y muy raras veces en la ר .

Mappiq, es en su forma similar al dagesh, lo lleva la ה final consonántica que debe ser pronunciada “aj” . Ejemplo:

“Caballo”: סוּס lo pronunciamos: sus.

“Yegua”: סוּסָה el femenino lo pronunciamos susá.

“El caballo de ella”: סוּסָהּּ su pronunciación será susáj

Maqqef, es un guión alto que une dos o más palabras: ( ־ ) . Solamente la última palabra tiene el acento tónico.

“Hijo de Adán” בֶּן־אָדָם

Méteg: ( ֽ ) situado debajo de la consonante y a la izquierda de la vocal, generalmente indica el final de sílaba en casos concretos. También marca un acento secundario.

הֶֽאָדָם

** (Nota: por dificultades del procesador de textos, el méteg quedó a la izquierda de la consonante, pero tanto la vocal, como el méteg van debajo de la consonante)

Qeré y Ketib. Cuando hablamos de los Masoretas vimos que cuando creían que algo debía leerse de forma distinta, pusieron sobre la palabra un pequeño círculo o un asterisco (ketib = escrito) y al margen las consonantes de la palabra corregida (qeré = leído)

¿Quienes eran los Masoretas?


Eran eruditos judíos que hasta el siglo VI de la era cristiana dividieron la Biblia en párrafos, grandes y pequeños, tal como los encuentramos hoy en los textos de la bíblicos hebreos.
Los masoretas también introdujeron muchas marcas diacríticas para señalar la ubicación de pasajes difíciles. No existen manuscritos de la Biblia de ese período. Aproximadamente desde el año 500 D.C., los eruditos judíos que perpetuaron la tradición del texto del Antiguo Testamento han sido llamados masoretas, de Masora, el término hebreo para la “tradición" en cuanto a la forma correcta del texto de las Escrituras”. Estos hombres se esforzaron por asegurar la transmisión exacta del texto a las generaciones futuras y consignaron los resultados de sus labores en monografías y en anotaciones hechas a la Biblia.Puesto que el hebreo había sido una lengua muerta durante siglos - reemplazada completamente por el arameo como lengua viva - existía el peligro de que su pronunciación se perdiera enteramente con el correr del tiempo. Por esa razón los masoretas inventaron un sistema de signos vocálicos que se añadieron a las consonantes hebreas. Así se simplificó la lectura de la Biblia hebrea y se garantizó la conservación de la pronunciación que existía entonces. Sin embargo, no debiera pasarse por alto que la pronunciación conocida a través del texto común de la Biblia hebrea es la de los masoretas del siglo VII de la era cristiana que, como lo sabemos ahora, varía algo de la del período del Antiguo Testamento.Los masoretas también inventaron dos complicados sistemas de acentos, uno para los libros en prosa y otro para los Salmos y Job. Los acentos consisten en mucho signos diferentes añadidos al texto con el propósito de indicar los diversos matices de pronunciación y énfasis.Cada vez que los masoretas creyeron que algo debía leerse en forma diferente de la que estaba escrita en el texto, colocaron en el margen los cambios sugeridos, pero no cambiaron el texto mismo.Los masoretas establecieron, además, reglas detalladas y exactas que debían aplicarse en la producción de nuevas copias de la Biblia. Nada se dejó a la decisión de lo escribas, ni el largo de las líneas y columnas, ni el color de la tinta a emplearse. Se contaban las palabras de cada libro y se fijaba la palabra que quedaba a la mitad a fin de poder comprobar la exactitud de las nuevas copias. Al final de cada libro se añadía una nota que daba la cantidad total de palabras contenida en el libro, que decía cuál era la palabra que estaba en la mitad y que además daba otras informaciones estadísticas.

Las vocales hebreas

Los Antiguos hebreos usaron algunas consonantes para indicar sonidos vocálicos:


א ה ו י
a, o a,e, o (al final de palabra) o, u e, i

En tal caso estas letras no tienen valor consonántico y se les denomina “matres lectionis”. Posteriormente cuando los masoretas añadieron el sistema vocalico, se mantuvieron las antiguas letras (א ה ו י) aunque ya no se pronuncian y “descansan” en los signos vocálicos que las preceden y se dice que quedan quiescentes.

Las vocales hebreas aparecen casi siempre debajo de las consonantes. ( El hólem aparece encima).
a e i o u
Plenas

Seré gadol

י ֵ

Híreq Gadol

יִ


Waw Hólem

וֹ


Sureq

וּ


Largas

Qámes

ָ


Seré

ֵ



Hólem

ֹ



Breves

Pátaj

ַ


Ségol

ֶ


Híreq

ִ


Qámes hatuf

ָ


Qibbús

ֻ

Abreviadas

Hátef pátaj

ֲ

Hátef segól

ֱ



Hátef qámes

ֳ






Sewá

ְ



24 de jul. de 2008

Alfabeto Hebreo

El alfabeto hebreo consta de 22 consonantes; en sus orígenes la escritura hebrea carecía de vocales. Las consonantes también poseen un valor numérico, este sistema empezó a usarse en el periodo postexílico.

Observaciones sobre las consonantes.

a) El signo consonántico ש distingue por medio de un punto diacrítico entre sin שׂ y shin שׁ

b) La letra ג equivale siempre a la g española cuando precede a las vocales: a, o, u.

c) Cinco consonantes presentan una forma particular cuando van al final de palabra.

Kaf, כ , ך ; Mem , מ , ם ; Nun, נ , ן ; Pe , פ , ף ; Sade, צ , ץ

d) Algunas letras pueden ser pronunciadas de dos maneras distintas, según lleven o no un punto en su interior, denominado dagesh. Se las recuerda por una fórmula mnemotécnica llamada begadkefat:

בּ b - גּ g - דּ d - כּ k - פּ p - תּ t
ב v - ג g - ד d - כ j - פ f - ת t

Para los hispano parlantes la presencia o no de dagesh en las consonantes g, d, t, no influye en su pronunciación.

e) El punto en el interior de las consonantes se denomina dagesh lene. También se emplea para duplicar las consonantes (incluidas las begadkefat) y entonces se denomina dagesh forte

f) Son de especial interés las guturales, He , ה ; jet , ח ; alef , א ; ayin , ע : además de la resh , ר , que es semigutural.

16 de jul. de 2008

Alfabeto hebreo

La escritura hebrea procede de un protoalfabeto del cual derivaron cuatro ramas principales: 1) Protosemítico del Sur, del que derivan el árabe del norte y el árabe del sur. 2) Sinaítico. 3) Prototipo ugarítico. 4) Prototipo fenicio, del que derivan: A) griego antiguo, B) hebreo y C) arameo. Del griego antiguo derivaron el etrusco, latín,..etc. Del hebreo podemos decir que era una escritura arcaica que se apartó de la original fenicia, dando lugar también a una tradición escrita de la secta samaritana que se conserva como la autentica escritura hebrea. La escritura aramea dio lugar a la escritura siríaca y árabe y también a una escritura cursiva que se usaba en los siglos II y I a.C. de la cual se ha configurado el alfabeto para escribir la lengua hebrea, desde aquel tiempo hasta nuestros días.

a) El hebreo se escribe de derecha a izquierda.
b) Hay cincoi consonantes que tienen una forma especial cuando van al final de una palabra.
c) Hay seis consonantes que llevan dagues (un punto en su interior) para indicarnos su pronunciación. Las que tienen el punto son oclusivas, sin punto son aspiradas.


Fuente:Introducción al hebreo bíblico. Thomas O. Lambdin